Los nuevos modos de vida y la tecnología producen cambios en nuestras formas de trabajar.  El smart working es una nueva metodología basada en dar al empleado todas las herramientas necesarias para alcanzar su máximo rendimiento profesional desde cualquier lugar.

La implantación del smart working es un reto tanto para la empresa como para el trabajador. Este sistema tiene unas características principales:

  • Movilidad. Se trabaja de forma remota, sin importar el lugar, desde casa, hotel, parque, transporte…
  • Productividad. Conocer ampliamente los objetivos trazados para ser alcanzados y tener en cuenta el tiempo disponible para lograrlos.
  • Tecnología. Contar con la tecnología necesaria para estar conectado, en especial una buena conexión a Internet.

Aunque pueda confundirse, smart working no es igual al teletrabajo. El primer concepto es una evolución del segundo y la diferencia principal es que con el smart working se disipa cualquier tipo de barrera para realizar las gestiones profesionales.