Y después de las películas sobre empresa y finanzas, pasamos a hablar de producciones que hacen un guiño a la literatura.

Carpe Diem. “Oh capitán, mi capitán”. Con El club de los poetas muertos, Robin Williams hizo que todos quisiéramos tener un profesor como el Sr. Keating. Este profesor de literatura contagia a los alumnos su pasión y su entusiasmo por hacer de la vida algo extraordinario.

En 2005 Philip Seymour Hoffman protagonizó Truman Capote. El director Bennett Miller lleva al cine la historia de la investigación sobre el asesinato de los Clutter que lleva al escritor y periodista estadounidense a publicar su obra más conocida, A sangre fría. Capote utiliza este suceso para demostrar una teoría, a manos de un escritor adecuado la realidad puede ser tan apasionante como la ficción.

Si te gusta Woody Allen te divertirás con Midnight in Paris. El novelista contemporáneo interpretado por Owen Wilson se codea con personalidades del mundo del arte y de la literatura. Scott Fitzgerald, T.S. Eliot, Ernest Hemingway… ¿Has conseguido identificar a todas?


Más extraño que la ficción es una comedia dramática que cuenta la historia de la novelista Karen Eiffel, que está a punto de acabar su última -y posiblemente mejor- obra. El problema es que tiene que encontrar el modo de matar al personaje principal… y no es un ente de ficción.