Derecho es todavía una de las carreras universitarias más solicitadas, y ha sido y es fuente de inspiración para el cine. Nuestra entrega de “Películas sobre…” de hoy se centra en la abogacía.

Empezamos con Matar a un ruiseñor, clásico del cine a raíz del clásico de la literatura de Harper Lee. En los años 70 en Estados Unidos un afroamericano es acusado de violar a una niña blanca. El abogado Atticus Finch defenderá un caso lleno de prejuicios sociales.

Denzel Washington y Tom Hanks protagonizan Philadelphia, la historia de un prometedor abogado que es despedido de su prestigioso bufete por tener sida. Así, demanda a la empresa por despido improcedente y en principio ningún abogado quiere dirigir su defensa.

En el nombre del padre es un drama que se desarrolla en Irlanda en los años 70. Daniel Day-Lewis interpreta a Gerry, un gamberro al que su padre manda a Inglaterra para mantenerle alejado de posibles enfrentamientos con el IRA. Allí Gerry y su padre son injustamente acusados de participar en un atentado terrorista y Gerry es condenado a cadena perpetua con ‘los cuatro de Guildford’.  Con la ayuda de una abogada, luchan por demostrar su inocencia y limpiar su imagen pública en un proceso judicial que apenas respeta las garantías mínimas.

Cartel de En el nombre del padre.

Cartel de En el nombre del padre.

Por último, Tom Cruise, Jack Nicholson y Demi Moore protagonizan Algunos hombres buenos. El teniente Daniel Kaffee es un joven y prometedor abogado de la Marina con excelente reputación. Sus superiores le asignan la defensa de dos marines acusados de asesinato que han sido detenidos por matar a un compañero en la Bahía de Guantánamo. En principio el caso no parece complicado pero saldrán a la luz pistas que harán que el caso adquiera dimensiones insospechadas. Será supervisado por la comandante Galloway, especialista en legislación naval, y ambos intentarán demostrar que la muerte del soldado en Cuba se produjo por la aplicación de un “Código Rojo”.