La lectura forma, deleita y cultiva, pero hay libros que incluso hacen que te levantes del sofá en busca de un cambio. María Franco Méndez, que acaba de recibir el premio Mujer Líder 2015, hizo clic con el diario de Nick Forstmann, What really matters, y empezó un proyecto que hoy tiene mucho peso. Hablamos de la fundación Lo que de verdad importa.

 

  • María Franco Méndez, directora general de la fundación Lo que de verdad importa.

    María Franco Méndez.

    Estudiaste Secretariado Internacional y has trabajado en empresas como ABC, Estée Lauder o Argentaria. Aun así, desde siempre has colaborado con iniciativas solidarias. ¿Tu fundación es fruto exclusivo de la lectura de What really matters o fue el empujón definitivo a algo que ya tenías en mente?

Estudié Secretariado pero he trabajado siempre en el mundo de la comunicación y de la organización de eventos. Por otro lado, en mi vida personal siempre había estado vinculada al voluntariado.

Lo maravilloso fue cuando estas dos áreas que tanto me llenaban se unieron en un sólo proyecto. Fundé una empresa pequeñita, que fue realmente el embrión donde se gestó Lo que de verdad importa. Era una empresa de eventos solidarios llamada ADEMÁS. Hicimos proyectos preciosos con el fin de ayudar a ONG. Ahora pienso que todos esos conciertos, eventos deportivos, etc. fueron la preparación para todo lo que nos iba a venir.

Entonces, y como sabes, gracias a la lectura del diario What really matters surge la inspiración. Efectivamente fue eso lo que nos hizo reaccionar y plantear algo que ya teníamos dentro… ¿Por qué tienes que darte cuenta de las cosas que importan cuando te pasa algo y ya no tienes tiempo para valorarlas o reaccionar?

  • Por desgracia Nick Forstmann no puede ver qué ha conseguido con su testimonio. ¿Pero alguna vez has contactado con su familia para que conozcan Lo que de verdad importa?

Sí, por supuesto. Estamos en contacto con su viuda y nuestro sueño sería que pudiera asistir a algún congreso.

  • Tenéis muchos proyectos en marcha, pero sobre todo brilláis por vuestros congresos. Empezasteis en 2007 en Madrid con 2.300 asistentes y he visto que en 2013 organizasteis once entre España y Latinoamérica. Ahora vuestro objetivo está puesto en Europa. ¿Cuáles son vuestras metas?

Nuestro objetivo es seguir llevando LQDVI a más ciudades y a más países, pero sin un plan establecido y sin desatender las ediciones que ya existen. Todos y cada uno de los países y de las ciudades en las que estamos han venido a nosotras. Nos contactaron personas igual de entusiastas y apasionadas por el proyecto y al final tanto loco útil suelto tiene mucho peligro. Así que no pensamos en metas concretas…

Bueno sí… ¡ver ese corazón de LQDVI escrito en todos los idiomas y pintado de todos los colores!

La fundación Lo que de verdad importa adapta su logo a otros idiomas para que traspase fronteras. En la imagen, portugués, inglés, francés, italiano y español.

  • Historias de superación, empatía, capacidad para transmitir y para emocionar… ¿Qué tiene que tener una persona para convertirse en ponente en un congreso de Lo que de verdad importa?

Ser un ejemplo positivo a seguir y tener la valentía de ponerse ante el público más exigente que hay – los jóvenes – y desnudar su alma para compartir su vida con los demás.

Pedro, por ejemplo, empezó con nosotros. Todavía no había hecho ninguna conferencia y cuando se estrenó en LQDVI, se dio cuenta de que quería ayudar y de que ese podría ser el camino.

A muchos otros los convencemos por ser muy pero que muy pesadas. Pablo Pineda nos lo reconoció un día, “¡Sólo para que no me llamarais más!” Ahora es uno más de la familia.

  •  He leído que hay dos personas que te gustarían como ponentes, Chris Gardner –verdadero protagonista de la película En busca de la felicidad– y Bono

Los dos me encantan, pero se me resisten. ¡Jajajaja!

  • Dices que a medida que crecemos, creemos que lo sabemos todo. Jobientation añade otro problema, no escuchamos. ¿Qué pasa en vuestros congresos para conseguir que el público preste tanta atención?

Pues yo creo que se les habla en su mismo idioma y que desde el primer momento detectan que no se les pretende convencer de nada. Cuando alguien habla de verdad, eso se nota inmediatamente.

  • Lo que de verdad importa da voz a unos testimonios increíbles. ¿Sabes de algún oyente que haya experimentado un cambio a raíz de una de esas historias?

¡Muchos! Algunos están reflejados en nuestro último libro, pero la mayoría son historias personales que han querido compartir de manera privada con nosotros. Es el mejor de los regalos y nos da fuerza para continuar.

  • En una entrevista en La Vanguardia, dijiste que estáis en la oficina de 9 a 15 horas y que por las tardes teletrabajáis. Muchas personas defienden que la conciliación en España ni existe ni va a existir. ¿Qué opinas?

Creo que cada vez es más real. En nuestro caso es pura coherencia. ¿Cómo no vamos a dedicar tiempo a lo que de verdad importa? Pero cada vez me alegra más visitar empresas donde esta práctica es común.

  • Banca, consultoría, despachos de abogados… ¿Cómo harías para que los jóvenes se planteen una fundación solidaria como salida profesional?

Siempre he tenido una visión distinta de las ONG al uso. Creo que la profesionalidad no tiene por qué estar reñida con la solidaridad. Hay casos como el de Jaume Sanllorente, fundador de Sonrisas de Bombay, que se estudian en el IESE.

Trabajar activamente o impulsar la creación de un proyecto social no sólo te ayuda a desarrollar y a poner en práctica tu formación académica, sino que te abre las puertas a un mundo donde realmente tu aportación tiene un efecto multiplicador y enormemente gratificante.

  • Lo que de verdad importa cuenta con una directora financiera y de recursos humanos. ¿Recibís currículos de gente interesada en trabajar con vosotros?

Sí, y nos encantaría poder entrevistar a todos. Pero como realmente estamos muy limitadas económicamente, no podemos atender todas las peticiones. Vamos creciendo muy lentamente y con sentido.

  • Todo el equipo de Lo que de verdad importa es femenino…

¡Por el momento sí! Aunque nuestro Presidente es hombre y también tenemos otros patronos y consejeros.

  • María, ¿se puede decir que con Lo que de verdad importa has encontrado tu sitio y no sólo un empleo?

Lo que de verdad importa es una forma de vida.