Nos gustan las historias bonitas, y más si hay hamburguesas de por medio… Andoni Goicoechea, de padre vasco, llegó a Madrid desde Venezuela y empezó a trabajar en la geriatría del Hospital La Paz. Pero como persona inquieta quiso hacer más y tras barajar desarrollar un negocio de medicina, ayudado por su padre y por su hermana optó por montar una hamburguesería en un local al que acudía cada tarde.

Andoni Goicoechea, fundador de Goiko Grill.

Andoni Goicoechea, fundador de Goiko Grill.

Este es el punto de partido de Goiko Grill, que empezó sufriendo por la falta de clientes y hoy ha conquistado Valencia, Alicante, Murcia, Sevilla, Zaragoza y Barcelona. En 2015 facturó 2,5 millones de euros entre todos los restaurantes y un año después esa cifra ascendía a 8 millones. Con la filosofía de calidad y eficiencia, Goicoechea ha creado un equipo joven que no para de crecer. Cuida y da importancia a los Recursos Humanos y el buen rollo que se respira entre los empleados se transmite al cliente.

La carta tiene influencia española y venezolana y apuesta por una carne de máxima calidad, pan artesano y salsas caseras sin aditivos. También las patatas son cocinadas con mimo y cuidado.

Los teques son la versión venezolana de los palitos de mozzarella.

Los teques son la versión venezolana de los palitos de mozzarella.

 

Goiko Grill es otro ejemplo de que no hay que inventar la rueda para triunfar. La calidad, el precio, el cuidado de la política de Recursos Humanos, una buena gestión y la ilusión han permitido que esta empresa esté donde está. ¡Enhorabuena, Andoni!