Es probable que hayas perdido la cuenta de los emails que recibiste sobre las actualizaciones de las políticas de privacidad. Y es que el pasado 25 de mayo entró en vigor el nuevo reglamento general de datos de la Unión Europea. Más conocida por sus siglas en inglés GDPR, General Data Protection Regulation, este ley rige qué se puede hacer con los datos que has cedido para registrarte en un servicio o web.

El objetivo es unificar la norma y proteger al usuario frente al mal uso de los datos. Ahora podremos exigir a gigantes como Facebook, Google, Amazon o YouTube saber qué datos tienen sobre nosotros y pedir su eliminación. Pero también deben adaptarse a ella pequeñas páginas web. Cualquier empresa que opere en la Unión Europea se enfrenta a multas que pueden ascender a los 20 millones de euros si no adopta las nuevas políticas de privacidad.

Con el tiempo veremos los efectos prácticos y si de verdad se consigue proteger al usuario.