En España las asociaciones de antiguos alumnos no están tan explotadas como en Estados Unidos, pero también tienen relevancia. Muchas veces caemos en el error de no sacar de ellas todo el provecho que deberíamos.

Se trata de una gran herramienta de networking. Además de la formación continua a través de charlas y conferencias y del servicio de asesoramiento profesional, el acceso a una red de profesionales en activo es uno de los mayores beneficios.

Desde estas asociaciones se intenta fomentar el orgullo de pertenencia a la institución y establecer lazos de unión entre el profesional y el centro educativo. Algunos clubes de exalumnos cobran una cuota anual por formar parte de ellos mientras que otros son gratuitos.