Autoconocimiento, cursos online, BYG Online, iniciativas solidarias, series de televisión, libros… En línea con la expresión mens sana in corpore sano, y tras seis semanas centrados en la mente, vamos a dedicar esta publicación al cuerpo.

Sin volvernos locos, que las redes sociales se han convertido en un hervidero de circuitos de entrenamientos de todos los tipos, sí queremos fomentar el ejercicio porque puede convertirse más que nunca en la herramienta clave para nuestra salud, ya no física, sino mental.

El confinamiento hace mella y hacer deporte -siempre en casa- puede aliviar las sensaciones negativas que nos surjan a lo largo del día. La práctica de ejercicio físico trae consigo cantidad de beneficios psicológicos, como por ejemplo la rebaja de la tensión y del estrés, la reducción de la depresión y de la ansiedad,  la mejora de la función cognitiva y sensorial del cerebro o el incremento del bienestar general.

Yoga, elíptica, fuerza, bicicleta, pilates, baile… Cada uno debe elegir una modalidad de acuerdo a sus capacidades. Recuerda ser prudente y consciente de hasta dónde puedes llegar para no hacerte daño. En YouTube hay cantidad de clases -no todas recomendables-, como por ejemplo el canal de Isabel del Barrio. También puedes recurrir a aplicaciones deportivas, como Nike Training Club o BestLife.