Leer requiere tiempo, algo que ahora todos tenemos, o al menos seguro que más que antes. Como dice la frase, la lectura es a la mente lo que el ejercicio al cuerpo. Seguro que tienes en tu estantería libros pendientes de leer. De no ser así no te preocupes porque proponemos unos títulos cargados de motivación, inspiración y consejos que puedes aplicar -o no- al plano profesional.

Principios, Ray Dalio

En 1975 Ray Dalio fundó la empresa de gestión de inversiones Bridgewater Associates, según la revista Fortune actualmente la quinta compañía privada más importante de Estados Unidos. No todo ha sido un camino de rosas ya que Dalio se arruinó en 1982 y fue uno de los únicos gestores que superó la crisis financiera de 2008. Aunque no tan conocido como pueden ser Zuckerberg o Jobs, el autor es uno de los emprendedores más exitosos del mundo y quiere compartir “los principios poco convencionales que ha desarrollado, refinado y utilizado durante los últimos cuarenta años para conseguir resultados únicos tanto en la vida como en los negocios, y que cualquier persona u organización puede adoptar para llegar a cumplir sus metas”.

Empieza con el porqué: cómo los grandes líderes motivan a actuar, Simon Sinek

El motivador inglés protagonista de uno de los vídeos TED más visitados destaca que la importancia radica en el porqué, y no tanto en el qué. Mediante la formulación de las preguntas adecuadas, Sinek explica cómo crear un marco adecuado para tener una empresa inspiradora de proyectos innovadores y empleados comprometidos.

Amancio Ortega, de cero a Zara, Xavier R. Blanco y Jesús Salgado

Los autores de este libro han hecho un trabajo de investigación sobre el grupo Inditex y su líder. A lo largo de estas páginas se recorre la trayectoria de Zara y se trata de dar con los secretos y fórmulas de éxito de este imperio patrio que tanto nos enorgullece y que ha revolucionado el universo de la moda.

Qué harías si no tuvieras miedo, Borja Vilaseca

Antes de habla de este libro te invitamos a recorrer la breve pero intensa vida de Vilaseca. Para el autor, “el mundo para el que fuimos educados está dejando de existir. Las reglas del juego económico han cambiado. Somos una generación de transición entre dos eras: la industrial – analógica y la del conocimiento – digital. De ahí que no nos quede más remedio que reinventarnos, cuestionando las viejas creencias y consignas con las que fuimos condicionados. En caso de no hacerlo, pronto quedaremos obsoletos y nos quedaremos fuera del mercado”.