No podemos elegir nuestras circunstancias, pero sí podemos elegir cómo responder a ellas. Cuando Cristina Oria se vio obligada a dejar la consultoría estratégica, convirtió su vocación en profesión. Hoy está al mando de su propia empresa de catering y venta de productos gourmet. Desde su creación en 2009, Cristina Oria –  Alta cocina a domicilio no ha hecho más que crecer. La materia prima, la presentación y el precio son las claves de un éxito que empezó con una receta errónea de foie.

  • Después de licenciarte en Administración de Empresas en CUNEF, trabajaste dos años en consultoría de estrategia y operaciones en Bain&Company. ¿Cómo aparece la cocina en tu trayectoria profesional?

A mí me encantaba trabajar en Bain y de hecho todo lo que aprendí allí me ha sido de gran utilidad para luego montar mi empresa. Pero por una enfermedad tuve que dejar de trabajar un tiempo y decidí tomarme un año sabático. Tuve la oportunidad de irme a vivir a París y hacer un sueño realidad, estudiar cocina en el Cordon Bleu. Antes había hecho distintos cursos en Madrid.

Al principio muchísimo, pero ahora cuento con personas buenísimas de las que me fío al cien por cien en cada área importante. He aprendido que hay que delegar para poder centrarte en lo que realmente añades valor.

  • El equipo es importante, y más en una empresa como la tuya, pequeña y en constante crecimiento. Habrás sabido rodearte de los mejores, y entre ellos de Álvaro Corsini, tu marido. Dinos ventajas e inconvenientes de trabajar juntos.

La verdad es que desde que monté la empresa él me ayudaba siempre. Hemos tenido que trabajar los fines de semana y nunca me ha puesto ni una pega. Ahora que las dos áreas que tenemos, regalos gourmet y catering, están creciendo, le pedí que se uniese para llevar regalos ya que yo no podía estar en los dos sitios. La única desventaja es que hablamos del negocio las veinticuatro horas al día… 

Las cajas y las bolsas gourmet de Cristina Oria son el regalo más acertado.

Las cajas y las bolsas gourmet de Cristina Oria se han convertido en el regalo más acertado.

El catering.

El catering.

  • Cristina Oria tiene dos áreas de negocio, regalos gourmet y catering. ¿Pensaste en esta división desde el principio o has desarrollado estas líneas en función de las demandas del mercado?

Regalos se divide en online y tienda y catering en picoteo y sentados -alta cocina- también en particulares y empresas. ¡Son muy distintos aunque no lo parezca!

Yo empecé en paralelo con el foie para regalo junto con la gelatina de Sauternes y otros productos y con la alta cocina, es decir, la parte de “sentados”. Luego vi que el cliente demandaba mucho picoteo o picoteo con segundo plato de apoyo y empecé a desarrollarlo. ¡Ahora es lo que más hacemos! Luego surgieron las mesas de postre y los carritos con show cooking… Y cada vez que un cliente nos sugiere algo nuevo, para nosotros es una oportunidad para seguir creciendo.

Cristina Oria también monta carrito de postres.

  • De las áreas de negocio, ¿cuál es más potente?

Siempre lo ha sido el catering pero tiene más recorrido a largo plazo regalos gourmet ya que enviamos a todo el mundo. Ahora tenemos el proyecto de abrir tienda gourmet con cafetería, que es un modelo que podemos replicar en más ciudades.

  • No sólo cuidas la calidad del producto, sino que también das importancia a la presentación, al packaging. El blanco y el negro son tu bandera y tu camión de reparto es tu seña de identidad. ¿Ha sido difícil diferenciarse en un sector con tanta competencia?

A mí me encanta el packaging cuidado y ponerle cariño a las cosas. Creo que eso marca la diferencia. Cuando empecé quería que la gente recibiese el producto como si se tratase de un traje de alta costura, que fuese una experiencia. Desde la persona que te lo lleva en el camión, el packaging, la calidad del producto… ¡Que sea un todo!

El camión de reparto de Cristina Oria se ha convertido en seña de identidad.

El camión de reparto de Cristina Oria se ha convertido en seña de identidad.

  • Tan sólo dos años después de montar la empresa, recibisteis el premio Madrid Fusión 2011 al ya famoso foie mi-cuit a los tres vinos con gelatina de Sauternes. En 2014 obtuvisteis un reconocimiento por parte de Great Taste, los llamados Oscar de la comida. Aparte de la evidente satisfacción, ¿qué suponen estos premios a efectos prácticos?

Madrid Fusión fue un trampolín para nosotros, un reconocimiento que no me esperaba y que me ayudó muchísimo. También he tenido mucha suerte porque sin agencia de comunicación ni nada, la prensa siempre me ha apoyado y me ha ayudado. Pero sobre todo me han ayudado mis clientes. Gracias al boca-oreja hemos crecido mucho. ¡Nos recomiendan mucho! Cuando alguien prueba el catering en un evento, pregunta de quién es para poder contratarlo para uno suyo. Lo mismo pasa con las cajas. Quien las recibe suele mandarlas después.

Foie mi-cuit de Cristina Oria, producto ganador del primer premio Madrid Fusión 2011.

Foie mi-cuit de Cristina Oria, producto ganador del primer premio Madrid Fusión 2011.

  • Acabáis de abrir una tienda en la calle Conde Aranda 6. Además de vender vuestros productos y de prácticos y divertidos utensilios de cocina, ¿algún día daréis la opción de tomar algo in situ?

En nuestro próximo proyecto, vamos a cerrar la parte de abajo dentro de unos meses para unir con el piso de arriba con cafetería. Es una nueva apuesta donde tenemos que hacer una inversión grande, pero creemos que es el paso lógico que debemos de dar.

Escaparate de la tienda Cristina Oria, calle Conde de Aranda 6.

Escaparate de la tienda Cristina Oria, calle Conde de Aranda 6.

  • Facebook, Instagram, Twitter… Todas vuestras cuentas están al día. ¿Qué importancia tienen para vosotros las redes sociales?

Creo que las redes, que las llevo yo personalmente, son importantes y es una de las cosas que no delego. Me gusta mucho comunicarme con la gente que me sigue ya que me aporta mucho con sus comentarios. Es un escaparate buenísimo para futuros clientes y para que los habituales estén al tanto de lo que haces, aunque al poner tanta información también te expones mucho a la copia. Pero es un riesgo que no me importa correr.

  • Love is in the food es tu blog de Elle. Si no escribieras en esta revista, ¿tendrías un blog por cuenta propia?

¡Sin duda! Aunque conlleva más trabajo, me encanta hacer el blog. Es muy satisfactorio cuando la gente me manda las fotos de las recetas que ha hecho.

  • Al preparar la entrevista pensamos en preguntarte por el repentino incremento de intolerancias, que parece más un modismo que otra cosa. Al recabar información, ¡¡supimos que tu hijo Álvaro es intolerante a la lactosa!!¡¡¡Y yo!!! Pero como me gusta tanto comer, soy un poco bruta y me lo salto… Ahora he encontrado unas pastillas para disociar la lactosa y me han dado la vida. Jejeje.

Creo que hay que tener una dieta equilibrada. No soy amiga de hacer dietas, creo que te crean más ansiedad. Hay que comer de todo pero sin abusar. Si un día comes cocido pues cenas un filete de pollo a la plancha…

  • Concursos de cocina, blogs gastronómicos, programas sobre cocineros… ¿Cómo vives el auge del sector?

¡Creo que es súperpositivo! A casi todo el mundo le gusta comer bien. Es básico que la gente se dé cuenta de lo importante que es la calidad en los productos y hay que dejar un poco el abuso de todo lo industrial.

  • En 2009 Cristina Oria – alta cocina a domicilio era un proyecto que hoy se ha hecho viable. ¿Dirías que has encontrado tu sitio y no sólo un empleo?

¡¡¡Por supuesto!!! Es mi forma de vida. Es una gozada trabajar en lo que te gusta, ¡y además con tu marido!

Cuestionario express.

Cuestionario express.