La ciberseguridad, o seguridad de la información, se ha convertido tanto en factor estratégico como en desafío para las empresas grandes y pequeñas. Según un artículo del diario ABC, “es tal su importancia que tiene una incidencia directa en los resultados financieros de una compañía y forma parte de los vectores que mejoran o socavan la reputación de una empresa”.

A mayor digitalización, mayor riesgo. Por ello es importante tomar medidas y blindarse contra ciberataques. Los avances en inteligencia artificial dan pie a nuevos métodos de ataque y de buscar incansablemente nuevos vectores para obtener un beneficio económico, militar o de otro tipo.

El incremento exponencial del tráfico de datos en estos tiempos de transformación digital requiere que volquemos nuestros esfuerzos y pone la ciberseguridad a la cabeza de nuestros propósitos de año nuevo.