¿Se puede crear una marca en tres horas? Según GV (Google Ventures), el fondo de inversión de Google, sí.

Jake Knapp, John Zeratsky y Braden Kowitz, socios de Google Ventures, publicaron hace pocos meses el libro SPRINT,un método único e infalible de cinco días para solventar problemas empresariales complicados y conseguir que la viabilidad de un proyecto se implante rápidamente”.

Libro publicado por Jake Knapp, John Zeratsky y Braden Kowitz.

Knapp ahora ha condensado su método inicial en tres horas, según él “el tiempo necesario para producir buenos resultados”. Para llevarlo a cabo hay que seguir seis pasos y cumplir dos reglas, no utilizar dispositivos electrónicos y usar un temporizador para controlar el tiempo. En cuanto a los participantes, se recomienda de dos a seis personas; una de ellas será el consejero delegado de la startup y la otra un cofundador que ejerza de jefe de marketing o de producto.

Las fases tienen una duración determinada y El Economista ha explicado muy bien cada una de ellas.

1. Hoja de ruta

‘Durante 15 minutos, se dibuja una línea de tiempo etiquetada con 5, 10, 15 y 20 años y  cada persona escribe su propia predicción para las cuatro fechas y todas ellas se apuntan en una pizarra. Cada miembro del equipo apunta sus respuestas favoritas y después se suman los votos que haya obtenido cada una.

Las más votadas se discuten durante cinco minutos y el que toma las decisiones elige su artículo favorito para cada fecha futura. El objetivo de esta hoja de ruta de 20 años no es que se cumpla, sino hacer que el equipo piense en la vida útil de su marca’.

2. Qué, cómo y por qué

‘Este segundo ejercicio, de 30 minutos de duración, tiene el objetivo de saber por qué se ha creado el negocio y hablar sobre la motivación para hacer la marca más fuerte y destacar de la competencia. El equipo de trabajo debe dibujar tres círculos concéntricos y etiquetarlos con las palabras “qué”, “cómo” y “por qué”, en este orden desde el exterior hasta el interior y, después, responder a las preguntas “¿qué hace tu compañía?”, “¿cómo lo hace?” y “¿por qué lo hace?”. En este momento, cada miembro del equipo escribe sus respuesta y se vuelve a debatir’.

3. Tres valores principales

‘Durante 30 minutos se enumeran y clasifican los valores de la empresa para decidir qué es lo que importa realmente o cuáles son los principios de toma de decisiones. Valores como honestidad, integridad, confianza o accesibilidad suelen ser algunos de los más utilizados.

“Muchas compañías enumeran sus valores, pero muy pocas hacen el trabajo duro de reducir y priorizar. Y la priorización es esencial”, según Knapp. Conocer el valor más importante hace que las decisiones sean más fáciles, aclara su mensaje y lo distingue de la competencia, ha apuntado. Para escoger los tres valores principales, el equipo debe volver a anotar sus preferidas y votar’.

4. Tres audiencias principales

‘Para que una startup tenga éxito necesita saber con quién está hablando y, en este ejercicio de 30 minutos, cada miembro del equipo enumera todas las audiencias posibles, se ponen en común y se vota para descubrir quién es más importante. Una vez que responda eso, el equipo puede darse cuenta de que la marca no solo le importa a los clientes, sino también a otras empresas, anunciantes o empleados, entre otros’.

5. Deslizadores de personalidad

‘En este ejercicio (30 minutos), el equipo dibuja un diagrama con cuatro rangos: de “amigo” a “autoridad”; de “joven e innovador” a “maduro y clásico”; de “juguetón” a “serio”; y de “apelación masiva” a “élite”.

Cada miembro del equipo marca su impresión para indicar dónde cree que se encuentra la compañía en cada rango y se discute sobre dónde debería estar la empresa. El tiempo de esta discusión debe ser de entre cinco a diez minutos y, pasado este tiempo, el encargado de tomar las decisiones finales establecerá las conclusiones’.

6. Panorama competitivo

‘En este último ejercicio (30 minutos de duración), el equipo dibuja una matriz de 2×2 en la que eje X (horizontal) va de “clásico” a “moderno”; y el eje Y (vertical) de “expresivo” a “reservado”. Cada persona escribe el nombre de dos compañías del mismo área, se discute en qué lugar pegarlas y, finalmente, se coloca el nombre de la propia compañía en la matriz’.