El precio de una hamburguesa Big Mac, un producto que se vende casi en todo el mundo, varía en función del país. Así, la revista The Economist habló por primera vez en 1986 del índice Big Mac, que se basa en el precio de esta famosa hamburguesa en distintos países del mundo para determinar el poder adquisitivo de cada país y comparar la equivalencia entre las divisas.

¿Y por qué The Economist eligió este producto en vez de la cesta de la compra? Porque “el gasto familiar en la cesta de la compra mensual puede variar mucho según el país, tipo de alimentación y tipo de familia. No obstante,el Big Mac es un producto estándar vendido en prácticamente todo el mundo y con una característica más que le hace ser el producto estrella para un índice como éste: las distintas franquicias de McDonald’s suelen asumir la responsabilidad de fijar los precios de sus productos según su entorno. Así, el precio del Big Mac se establece según la economía local, retratando perfectamente la divisa y poder adquisitivo del lugar”.

El índice Big Mac - Jobientation

The Big Mac Index. Fuentes: McDonald’s; Thomson Reuters; IMF; The Economist.

El índice Big Mac se basa en la teoría de la paridad del poder adquisitivo, que sostiene que “con un dólar convertido a la divisa local del país en el que nos encontremos, se debe poder comprar la misma cantidad de bienes y servicios en cualquier país del mundo”.

El cálculo se hace mediante la división del precio de la hamburguesa en dos países diferentes en su divisa correspondiente. El resultado se compara con el actual cambio de divisa y si el valor obtenido es menor, la primera divisa estará devaluada y viceversa. Aunque tiene limitaciones, el índice Big Mac es una buena herramienta para la comparación de divisas.

P.D.: Actualmente Suiza, seguido de Noruega y Suecia, es el país con la hamburguesa más cara mientras que Ucrania tiene el precio más bajo.