Fue una de las cinco personas elegidas para el International Talent Graduate Programme de Banco Sabadell, y no fue cuestión de suerte. Al terminar sus estudios de Administración de Empresas en la Universidad Carlos III de Madrid, María Guitián preparó a conciencia varios procesos de selección que le abrieron más de una puerta. Hoy lleva dos años formándose con Banco Sabadell por Europa y defiende que, aunque cueste, salir de la zona de confort merece la pena.

  1. Acabas la carrera y aplicas al International Talent Graduate Programme de Banco Sabadell. ¿Qué más opciones te planteaste? ¿Tuviste que elegir entre más de una oferta profesional?

Al acabar la carrera empecé a aplicar a todo tipo de grandes empresas como Google, PwC, Santander, HSBC, Accenture, Airbus, Renault, Día, Inditex… En mi caso no tenía prejuicios acerca de ningún sector ni de ningún área porque considero que todo te puede sorprender. Creo que hay empresas en las que a priori no te ves pero luego resulta que caes en un departamento interesante con un equipo genial del que puedes aprender un montón. Hay que tener en cuenta que cuando aplicas sólo ves el nombre de un puesto de trabajo, y muchas veces ni eso. Y yo creo que de cara a las primeras experiencias laborales no puedes fiarte de cómo tú crees que va a ser algo que no conoces sólo por cómo suena. Yo intenté realizar el máximo número de inscripciones y esto me permitió hacer bastantes entrevistas o test de todo tipo. El simple hecho de hacer muchas entrevistas ya te da confianza y yo notaba que cada vez me salían mejor. Una opción que intenté un par de veces sin éxito fue la beca de internacionalización del Icex. Un poco más tarde descubrí que algunas empresas hacían Graduate Programme y aplique al de Sabadell, al de Heineken y no me acuerdo ya muy bien pero hubo alguno más. Cuando me cogieron en el ITGP de Sabadell también tenía opción de entrar en RCI Banque, la financiera de Renault. Fue un lujo poder elegir.

  1. El ITGP de Banco Sabadell elige a tan sólo cinco personas. El proceso de selección incluye test de personalidad, lógicos y numéricos, prueba de inglés, dinámicas de grupo y entrevistas personales. ¿Cómo te preparaste?

Las primeras prácticas que hice duraron casi un año y fueron en el Gabinete Técnico del CEO de BBVA. Fue un departamento que me encantó y que recuerdo con mucho cariño ya que era mi primer trabajo. Nunca pensé que trabajar en un banco me iba a gustar tanto, yo que lo que más odiaba en la carrera eran las finanzas. Hice el Trabajo de Fin Grado de los retos de la transformación digital de la banca en España. Esto, sin saberlo, ya empezó a servirme de preparación para el proceso de selección del ITPG.

Por otro lado, cuando hice las entrevistas de Sabadell estaba trabajando como becaria en Signium International, una firma de cazatalentos para directivos. El hecho de haber estado en el otro lado haciendo entrevistas a candidatos me vino fenomenal. Aprendí mucho de cómo contestaban ellos y empecé a ver los procesos de selección como algo natural que no tenía por qué asustar por largos o difíciles que parecieran.

Una vez que entré en el proceso de Sabadell me estudié su historia, su presencia internacional, sus divisiones, su equipo directivo, la evolución de su acción, etc. También busqué artículos en prensa sobre el grupo y sobre sus competidores. Por otro lado me preparé muchas preguntas y respuestas en inglés tanto sobre el banco como sobre por qué me interesaba el puesto, y también sobre mí. Incluso grabé algunas de las respuestas en el móvil y cuando iba a las entrevistas en el Ave me las ponía de fondo.

 

  1. Fuiste seleccionada para la primera edición de un programa rotacional internacional de dos años de duración. ¿Qué consideras que te hizo destacar sobre el resto de candidatos?

No creo que hubiese nada en especial que me hiciese destacar. Creo que fue un cúmulo de factores que se alinearon a mi favor: hablar tres idiomas -no perfectos-, tener un buen expediente académico, tener experiencia haciendo otros procesos de selección y haber preparado las entrevistas. Otros aspectos que seguramente que influenciaron pudieron ser el haber estudiado en el extranjero -hice Erasmus en París- y el haber realizado prácticas en BBVA. En este banco pedí una carta de recomendación que adjunté a mi CV cuando apliqué al ITGP. Mi consejo es que, sobre todo cuando estás empezando, siempre que te vayas de un sitio pidas una carta de recomendación.

Vistas desde las oficinas de Banco Sabadell de París.

Vistas desde las oficinas de Banco Sabadell de París.

Vistas desde las oficinas de Banco Sabadell de Londres.

Vistas desde las oficinas de Banco Sabadell de Londres.

  1. Operativa, Riesgos, Financiación Estructurada, Banca Corporativa… ¿Qué área te ha gustado más y por qué?

Hay varias áreas que me han gustado por diferentes motivos y me es bastante difícil elegir. Para no extenderme demasiado destacaría Banca Corporativa y Relación con Inversores. De Banca Corporativa -financiación a grandes empresas- me gusta mucho la parte de relación con el cliente. Conocer su historia, sus puntos fuertes, sus áreas de desarrollo, sus estrategias, sus competidores, el sector, etc. Para conocer las necesidades de financiación de una empresa hay que estar en el día a día de la empresa y establecer un clima de confianza que favorezca una buena relación a largo plazo. Eso es algo que se va construyendo poco a poco y que considero muy gratificante.

Por otro lado, el departamento de Relación con Inversores me está gustando por la visión global del banco que adquieres. Hablas con un montón de departamentos, coordinas los mensajes que el banco transmite al mercado, preparas las presentaciones de resultados, trabajas directamente para el top management del banco, lo cual es interesante porque puedes aprender un montón del equipo directivo. Preparas la Junta General de Accionistas, asistes a conferencias interesantes en diferentes ciudades, tienes reuniones tanto con inversores como con accionistas, hablas con los analistas de otros bancos que escriben sobre Sabadell… Es imposible aburrirse. Creo que es un trabajo bastante divertido y sobre todo en el que no dejas de aprender.

 

  1. Has trabajado en Varsovia, Barcelona, París y Londres. ¿Difieren las formas de trabajar según el país?

La verdad que no demasiado. Es verdad que los equipos eran bastante mixtos entre españoles y extranjeros, por lo que quizás sea por esto que no haya notado mucha diferencia. Puede que en otros destinos del programa como Casablanca o México DF mis compañeros sí hayan visto diferencias.

Vistas desde las oficinas de Banco Sabadell de Varsovia.

Vistas desde las oficinas de Banco Sabadell de Varsovia.

  1. ¿Te ha resultado fácil adaptarte a cada ciudad?

La verdad que la adaptación a estas ciudades no me ha parecido complicada. También depende de cómo te lo tomes. En Barcelona, donde no conocía a nadie, me fui a vivir a un piso con cinco estudiantes de Erasmus porque quería aprovechar para practicar idiomas. Me encontré con planes todos los días y una pandilla de gente internacional bastante curiosa y divertida. Por otro lado, mencionar de manera anecdótica el tema del catalán, porque a veces a la gente que está acostumbrada a hablarlo se le olvida que tú no lo hablas. Al final le acabas cogiendo el truco y lo entiendes todo.

Al final del programa habré estado casi dos años fuera de casa. Esto implica que ha habido algunos momentos de pasar el fin de semana sola en alguna ciudad donde no conocía a nadie. En Varsovia, por ejemplo, no pudo venirme a ver nadie en todo el mes. Aproveché para hacer tour turísticos, visitar museos, patinar sobre hielo… Todo depende de cómo te lo tomes. Salir de tu zona de confort cuesta pero merece la pena.

 

  1. Estás a punto de completar el ITGP. Además de la formación empresarial, ¿qué te ha aportado personalmente?

Gracias a este programa he conocido a un montón de personas de diferentes áreas, edades y países de las que he aprendido tanto profesional como personalmente. Me ha hecho abrir mucho la mente y me ha dado la oportunidad de vivir en ciudades que me han encantado. Estoy muy agradecida porque además he descubierto que hay un montón de personas ahí fuera que se implican mucho en la formación de los jóvenes y que ponen toda su ilusión en transmitir lo que saben.

Primera edición del Talent Day en la sede de Banco Sabadell de Sant Cugat del Vallés. Septiembre 2016.

Primera edición del Talent Day en la sede de Banco Sabadell de Sant Cugat del Vallés. Septiembre 2016.

  1. Según el último informe Trendence Graduate Barometer las empresas favoritas para trabajar de los estudiantes españoles de empresariales como tú ya no son J.P. Morgan, Pwc o Banco Santander. Ahora estas compañías quedan por detrás de Google, Inditex y Apple. ¿Qué crees que ha cambiado?

 Creo que está muy de moda trabajar en las grandes empresas tecnológicas por el valor innovador que ofrecen al empleado. Además de ofrecer buenos sueldos y contar con una plantilla internacional, son lugares en los que está bien visto y se potencia que la gente piense diferente, y eso es algo que nos atrae.

Por otro lado, los entornos de trabajo son agradables, hay espacio para el ocio y normalmente fracasar se considera parte del proceso de aprendizaje. Lo que consiguen es tan sencillo como que los empleados estén satisfechos y felices. Esto hace que los jóvenes veamos que son marcas y empresas atractivas, con buena reputación, y por lo tanto fomentan que les mandemos nuestro CV.

Desconozco lo que pasa en otros sectores pero en el financiero, tras la crisis, la reestructuración del sistema bancario español y la transformación digital, no parece que haya habido demasiadas oportunidades… Si a eso le sumamos la pérdida de reputación de la banca en los últimos años por temas como el de las preferentes, es normal que a priori los jóvenes se hayan sentido un poco más atraídos por las empresas tecnológicas.